Estudios e informes para la formalización de la propuesta a la UNESCO

En diciembre de 1987, y por primera vez, el Pleno municipal debate y aprueba por unanimidad una Moción del entonces Delegado de Patrimonio y Cultura, Oswaldo Brito González. Será, junto a los diferentes estudios técnicos e historiográficos encargados el pistoletazo de salida hacia la solicitud oficial de Declaración por Patrimonio Mundial de la UNESCO.

En la etapa 1993, con el cambio de Corporación, se continuará con la labor iniciada en el período precedente y se culminarán los informes para conseguir la Declaración por UNESCO.