Semana Santa

La Semana Santa constituye el momento cumbre de Fe en las comunidades cristianas donde se celebra la muerte y resurrección de Jesús. La Laguna como sede de la Iglesia Nivariense, y debido al legado en imaginería que poseen las diferentes comunidades religiosas, presenta una de las celebraciones más reconocidas en el archipiélago. Por su sobriedad y recogimiento, el espíritu de la Semana Santa lagunera se acerca más a la de su homónima castellana que a las procesiones andaluzas.

Un gran número de Pasos procesionales, que destacan por los excelentes trabajos de orfebrería que decoran los tronos, salen a las calles durante esos días. Pueden ser individuales o una serie de imágenes que representan varios momentos de la pasión y muerte de Jesucristo. La alta calidad artística de las imágenes se debe a maestros isleños y peninsulares.

A partir del Domingo de Ramos hasta el Viernes Santo, desde los templos situados en la periferia del centro urbano, se acercan a la Santa Iglesia Catedral los distintos Pasos Procesionales acompañados de las Cofradías que los custodian.

El Jueves Santo es especial para los laguneros; comienza con la Procesión de Madrugada en la que se traslada al Cristo de La Laguna, desde la Iglesia de San Francisco a la Iglesia Catedral acompañado del sonido de las malagueñas. Es una procesión de encuentros siguiendo la antigua tradición procesional europea, entre el Hijo y su Madre.

Este día los Monumentos presiden los altares mayores y las mayores riquezas de las Iglesias salen a la luz en honor del Cristo.

El Viernes Santo tiene dos procesiones importantes:

– Procesión Magna (por la tarde), donde los distintos Pasos Procesionales reunidos en la Catedral salen a la calle.

– Procesión del Silencio (por la noche), en la que se traslada al Cristo muerto a la Parroquia de Santo Domingo en absoluto silencio.

Para más información consulte la página web oficial de las hermandades y cofradías de La Laguna.