Arquitectura civil y doméstica

ARQUITECTURA CIVIL Y DOMÉSTICA

Los principales edificios residenciales, pertenecientes a las clases sociales más privilegiadas, se ordenan en torno a las calles reales: Herradores, Carrera, San Agustín, Nava y Grimón y Anchieta. Se trata de imponentes inmuebles distribuidos a lo largo de uno o varios patios, característica común en las viviendas de la ciudad. Presentan grandes fachadas, normalmente de dos alturas, en las que se muestran trabajos escultóricos en portadas y escudos de armas, combinados con laboriosos trabajos de carpintería ebanistería.

CASAS

CASA DEL CORREGIDOR

Residencia en su época, es uno de los edificios más antiguos de la ciudad (1540), tuvo entre otros usos en el siglo XVIII, el de cárcel de la cual se conserva la sala abovedada. De la construcción original sólo queda la portada de piedra volcánica roja, de los pocos ejemplos de arquitectura plateresca en Canarias.

CASA DE LA ALHÓNDIGA

Construida alrededor de 1709 se usó como alhóndiga, es decir, casa pública en la que se almacenaba, compraba, vendía o contrataba el grano. En 1809 sirvió de acuartelamiento y en la segunda mitad del siglo XIX se instaló el juzgado del partido.

CASA ALVARADO-BRACAMONTE O DE LOS CAPITANES GENERALES

Construida por orden del capitán general Diego de Alvarado-Bracamonte a principios del siglo XVII fue residencia de algunos capitanes generales durante el siglo XVIII.
Destacar la portada y los huecos de las ventanas labrados en toba roja, así como el motivo decorativo que asemeja una balconada con balaustres. En el interior, el patio con las columnas de piedra es buen ejemplo de “patio canario”.

CASA RIQUEL

Se construye por orden de Antonio Riquel en el siglo XVIII. La fachada principal está en la calle La Carrera, destacando la piedra roja utilizada para enmarcar la puerta principal y la ventana central del piso superior. Sin embargo en la fachada secundaria que da a la calle Tabares de Cala se usaron materiales más modestos.

CASA PERAZA DE AYALA

De estilo tradicional canario, este inmueble del siglo XVIII cuenta con tres plantas de las que destaca el balcón con celosías del último piso. Actualmente sus propietarios siguen habitando allí.

CASA MUSTELIER

La peculiaridad de esta edificación es que no sigue el ritmo habitual con que se solían construir las casas canarias respecto a los huecos de puertas y ventanas que tenían su réplica en las del piso inferior. Por esto la decoración barroca en piedra tomó forma rectangular, para adaptarse al espacio existente.

CASA BIGOT

Casona de tres plantas construida en 1654, fue probablemente la primera en su género. Su dueño, Claudio Bigot, añadió como elemento decorativo a la fachada un gran balcón delante del granero que se encontraba situado en la tercera planta.

CASA FRANCO DE CASTILLA

Buen ejemplo de las construcciones señoriales del siglo XVIII. En su fachada se puede apreciar el ritmo de los huecos de puertas y ventanas siguiendo la cadencia propia de las casas canarias sólo interrumpida por el pórtico y frontón, decorados al estilo barroco canario.
Un incendio destruyó gran parte del interior pero se conservan elementos como la escalera o las columnas que sostienen dos de los lados de la galería superior del patio.

CASA DE LOS MARQUESES DE TORREHERMOSA

El edificio data del siglo XVIII con elementos decorativos neoclásicos. En 1776 lo ocupó el Obispo de Canarias y posteriormente fue residencia de la curia del mismo.
Actualmente conserva su fachada original, convertido en hotel en 1880, “Hotel Aguere”.

CASA CASABUENA (JUZGADO DE INDIAS)

Casona diseñada con una tipología de casa comercial, que pasó de realizar esta actividad a convertirse en Juzgado de Indias cuando Bartolomé Casabuena compra en 1708 el título con carácter perpetuo y hereditario.
Como símbolo de distinción se coloca un enorme balcón de madera en la parte trasera de la casa.

CASA DE LOS JESUITAS

Con marcado estilo señorial canario y elementos decorativos del barroco, trata de dejar constancia del poder de la orden en la isla, instalada aquí desde el siglo XVII. A finales del siglo XVIII, es aquí donde se fragua gran parte del movimiento cultural ilustrado de Tenerife. Tiene diferentes usos educativos hasta que la Real Sociedad Económica de Amigos del País vuelve a instalarse en ella, donde aún hoy continúan, con un magnífico archivo histórico. Pueden consultar más información a través de http://www.rseapt.com/ y acceder a una visita virtual a través de https://goo.gl/maps/P21y0

CASA DUQUE BOTINO (CONSULADO DEL MAR)

Edificio del siglo XVIII cuya fachada principal de estilo neoclásico, con huecos enmarcados de cantería, balcón de rejería y gran cornisa obedece a una reforma del siglo XIX. Tiene otra fachada más austera en la calle Tabares de Cala. Fue sede del Real Consulado Marítimo y Terrestre de Canarias desde 1786 a 1829, ocupándose de la agricultura, la industria, y de vigilar y mejorar el comercio con América.

CASA OSUNA

De finales del siglo XVII presenta una fachada de huecos simétricos excepto la puerta principal, bastante descentrada. Se utiliza la madera como elemento de distinción en las ventanas del segundo piso y en el gran balcón. Actualmente acoge un museo y el archivo de la colección histórica que dejó Manuel de Osuna.

CASA MONTAÑÉS

Esta casa del siglo XVIII presenta algunas particularidades, su zaguán muy amplio, permitía el paso de carruajes y carros que descargaban en los almacenes del piso inferior y continuaban hasta el traspatio, por eso sólo hay columnas en tres lados del patio. Actualmente es la sede del Consejo Consultivo.

CASA LINARES

Llena de elementos propios de las casas tradicionales canarias del siglo XVIII muestra esquineros en piedra vista, ritmo simétrico de los huecos en la fachada y ventanas de guillotina con marcos provistos de cojinetes de madera finamente labrado. Competía en distinción y prestigio con su vecina Casa Montañés.

CASA VAN DEN HEEDE

Construida en el siglo XVIII por esta familia flamenca, su sobria fachada da paso a un espléndido patio con columnas y abundante vegetación, rodeado de tres corredores cerrados como protección al frío invierno lagunero. El pavimento del zaguán, vestíbulo y pasillos alrededor del patio es de piedra basáltica.

CASA DE CARTA (MHAT EN VALLE DE GUERRA)

Ubicada en Valle de Guerra, la Casa de Carta está considerada ejemplo significativo de la vivienda canaria del siglo XVIII. Si bien inicialmente perteneció a la hacienda de la familia Guerra, en 1726 es adquirida por el capitán Matías Rodríguez Carta, de la que toma su nombre. En 1976 pasa a ser propiedad del Cabildo de Tenerife, y el 24 de enero de 1987 se abre al uso como museo etnográfico.

CASA DEL BEATO PADRE ANCHIETA

En el siglo XVI el primer propietario de la casa original fue el Teniente y Bachiller Nuño Núñez, primer marido de Mencía Díaz de Clavijo. Ésta se casó en segundas nupcias con Juan de Anchieta, escribano público y jurado de Tenerife. Estos serán los progenitores del universal Padre José de Anchieta, que le da nombre al inmueble.

CASA DE ESTÉVANEZ-BORGES

Fue construida entre 1733 y 1735 por un miembro de la familia Meade, linaje de ascendencia irlandesa, uno de cuyos integrantes fue José Murphy y Meade (político que logró la capitalidad de Santa Cruz para el Archipiélago). La estructura de la casa es la propia de las familias acomodadas de la época. Además, en su jardín se encuentra el almendro al que se canta en el himno oficial de Canarias.

PALACIOS

PALACETE RODRÍGUEZ DE AZERO

Este edificio de principios del siglo XX puede denominarse de estilo ecléctico ya que es una evocación a la arquitectura renacentista palaciega francesa representada por la ostentosa cubierta inclinada, y ya en el interior, patio neonazarí y un salón principal neopompeyano. Hoy es sede del Casino de La Laguna.

PALACIO DE NAVA

Jorge Grimón participó activamente en la conquista de Tenerife a las órdenes del Adelantado Fernández de Lugo y por su contribución recibió numerosas tierras y un emplazamiento privilegiado en La Laguna, junto a la propiedad del Adelantado.
Esta construcción alcanza su máximo esplendor y desarrollo en el siglo XVIII y fue Tomás Nava Grimón y Porlier quién realizó la última reforma cubriendo completamente la fachada con cantería y combinando elementos decorativos de tres estilos: manierismo, barroco y neoclásico.

PALACIO LERCARO

La familia Lercaro fue probablemente una de las más influyentes de Tenerife durante los siglos XVI y XVII. Este palacio es un claro ejemplo del origen italiano de la familia, con el pórtico de estilo genovés, la decoración de la fachada imitando ladrillos, los dibujos renacentistas del interior, y sobre todo, el patio principal, de gran inspiración renacentista evidente en los cuarterones ricamente labrados y en las figuras antropomorfas de las columnillas en la galería superior.
El edificio alberga desde 1993 el Museo de Historia y Archivo Insular de Tenerife.

PALACIO SALAZAR (PALACIO EPISCOPAL)

Mandado a construir por el primer conde de Salazar en 1664, allí vivió su familia hasta que a finales del siglo XIX pasó a ser palacio episcopal. Muestra de ello son los dos escudos presentes uno, en la fachada representando a la familia Salazar y el otro, en la verja de acceso al patio, representando al obispo Torrijos.

Ejemplo del primer barroco canario, su fachada de cantería muestra el nivel social de los propietarios, y está considerada como la mejor fachada civil que se conserva en Canarias. En 2006 un incendio lo destruyó completamente, quedando en pie sólo la fachada.

EDIFICIOS EMBLEMÁTICOS

COLEGIO DE LAS DOMINICAS

El edificio fue construido en el siglo XVIII. Aunque su fachada se realizó en 1912 con estilo neogótico, su interior presenta una arquitectura tradicional canaria. Albergó el Colegio de las Dominicas. La escuela era femenina y llegó a contar con 500 alumnas, que cursaban sus estudios hasta el bachillerato.

HOSPITAL DE NTRA. SRA. DE LOS DOLORES

Fue fundado por Martín Jerez en 1515, en el solar de su propia casa y gracias a una bula del papa León X. El hospital se reedificó a finales del XVII y de nuevo en 2006. En la actualidad sirve como biblioteca municipal y conserva el patio en forma de claustro y las galerías superiores, antes dedicadas a las habitaciones de los enfermos, hoy salas de estudio.

AYUNTAMIENTO DE SAN CRISTOBAL DE LA LAGUNA

La edificación se construyó en 1511 para albergar el Cabildo de la isla, administración local propia de todas las ciudades castellanas de la época. La fachada actual es fruto de la modificación más importante sufrida en 1822. De estilo neoclásico, está revestida de placas de piedra procedente de una cantera de Tegueste y en la parte superior destaca el escudo de mármol de la ciudad.
En su interior se conserva el estandarte que llevaba Fernández de Lugo cuando conquistó Tenerife y la cédula real por la que Juana la Loca concedió a La Laguna el título de villa.

TEATRO LEAL

Mandado a construir por Antonio Leal en 1915, la decoración de su fachada es un tributo a su época, con elementos florales, animales y personajes. En el interior destacar sus pinturas murales y del techo. La sala de actos presenta cuatro plantas y una amplia herradura con un aforo de más de 1000 butacas.

Junto al casino cubrió las necesidades de ocio y cultura de la ciudad durante buena parte del siglo XX, fue testigo de la primera proyección cinematográfica de la ciudad y de la primera película canaria.

UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA

Aunque sus primeros orígenes se remontan a 1792 con la creación de la primera Universidad Literaria del archipiélago, posteriormente llamada Universidad de San Fernando no es hasta 1913 cuando se restablecen las enseñanzas universitarias de Filosofía y Letras y preparatorio de Derecho, iniciando así la andadura hacia la universidad de hoy en día.

La oferta se fue ampliando poco a poco, incorporando los cursos preparatorios de Medicina y Farmacia. El progresivo crecimiento y ampliación de los estudios que se podían cursar obligó a ampliar las instalaciones, hasta que en 1960 queda inaugurado el nuevo edificio de la Universidad, en el actual campus Central, que en ese momento albergó las facultades de Derecho y Ciencias, la Biblioteca General, el Rectorado y las secretarías. Uno de los elementos principales del edificio es el paraninfo, que durante sus años de apogeo y mayor actividad llegó a ser en Tenerife una de las salas de referencia. El edificio noble denota la influencia de las propuestas estilísticas características de la postguerra. El estilo neoherreriano de su fachada refleja la voluntad imperial que el régimen de Franco intentó implantar como sello de sus actuaciones.

El acceso principal se realiza por una escalinata principal de piedra y a través de una portada monumental decorada bajo el estilo conocido como barroco colonial.
En el interior aparece un gran vestíbulo, del que parten a los lados sendos pasillos, y al fondo, una escalera imperial abalaustrada e iluminada con vidrieras.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>