Aguere: el lugar del «lago». La gran dehesa indígena de Tenerife (antes de 1496)

Pero las islas no son territorios vacíos y carentes de población. Desde los siglos I-II de la conocida como «era cristiana», al menos y según las investigaciones actuales, existe una población indígena que han llegado desde el África sahariana y las claves de cuya arribada no se conocen con exactitud. Existen teorías, aún no confirmadas, sobre posibles arribadas de pueblos del mediterráneo, como los fenicios y cartagineses.

Tenerife, la isla del Infierno (por el volcán del Teide), está ocupada por un grupo poblador denominados «guanches», que ha sido objeto de abundantes estudios sobre su antropología, tradiciones, cultura y economía eminentemente de base ganadera y recolectora.